Nuestra segunda semana en Janalibandali fue más tranquila que la primera

El domingo instruimos al grupo de mujeres en el uso de la copa menstrual. Vineron bastantes chicas jóvenes casadas al curso, pero no del perfil que pretendíamos: chicas con pocos recursos económicos que no pudieran ir al colegio debido a su situación de pobreza o a estar casadas.

Hay dos razones por las que este grupo puede no haber venido: 1 – no se enteraron del curso, o 2 – en esta parte de Accham, con mucha gente de la casta alta, las condiciones de las mujeres son mejores que en otros sitios donde hemos trabajado.

Tuvimos un montón de jóvenes que estaban cursando los niveles 11 y 12 en Mangalsen, las cuales también recibieron la copa menstrual y el kit.

Esta semana, enseñamos a las de los niveles 6, 7 y 8 también.

El último día hicimos la exposición de las fotos y mostramos un vídeo corto con las fotografías que las chicas han ido sacando sobre su menstruación durante las dos últimas semanas en los talleres de fotografía participativa. Había fotos de diferentes aspectos de la vida diaria:

 

  • La comida y la menstruación
  • La primera menstruación
  • La amistad y la menstruación
  • La escuela y la menstruación
  • Restricciones
  • La limpieza y la menstruación
  • Ayuda familiar durante la menstruación
  • Un día en la vida de una mujer durante su menstruación
  • Los bebés y la menstruación
  • La ropa y la menstruación

 

Después de las fotos, pasamos un vídeo sobre el Chhaupadi y animamos a las chicas y chicos a hablar con sus familias para intentar parar esta práctica o al menos crear condiciones más seguras.

Mientras que las autoridades locales en Janalibandali nos han ayudado mucho, también se han mostrado preocupados acerca del mensaje que podamos estar transmitiendo al mundo sobre esta práctica en esta parte de Accham. Pero siempre les decíamos que íbamos a explicar la realidad tal y como la habíamos visto: que ponen mucho esfuerzo en terminar con la práctica del Chhaupadi, y que muchas chicas simplemente duermen en habitaciones separadas dentro de la casa.

Pero hemos hablado con mujeres y hemos visto también por nosotras mismas que muchas dormirán todavía fuera hasta que las generaciones de mayores en su familia hayan fallecido. Igualmente hemos presenciado crueldades como que una chica durmiera en un ceso de bambú.

En Janalibandali hay menos incidencia del Chhaupadi que en otros sitios más alejados donde hemos estado actuando, pero confiamos en que los líderes locales y otras autoridades seguirán trabajando en el asunto hasta que no haya ninguna mujer que duerma fuera de su casa durante su periodo.

De momento, hicimos lo único que podíamos hacer: proveer educación y copas menstruales, para poner un poco de dignidad en su menstruación a lo largo de sus vidas.

Escrito, y fotografías con Fujifilm XT20, por Clara Go.
Traducción de Tere Salinero

¿Deseáis ayudarnos a recaudar dinero para el proyecto de las niñas de Nepal?

Ahora puedes donar para pagar un mes de sueldo a la enfermera, pagar algunos kits higiénicos o ayudar para realizar el control del uso y seguimiento de la copa menstrualhttps://www.migranodearena.org/reto/17851/ratobaltin-2018-copas-menstruales-contra-el-chhaupadi-aportaciones-2018

O si lo deseas, puede donar por transferencia bancaria a: Banc Sabadell IBAN: ES23 0081 0900 8200 0430 1934 BIC: BSABESBB (una donación recurrente nos ayudará a planificar mejor nuestro presupuesto para llevar a cabo los proyectos emprendidos).

echar un vistazo a otras formas de donar en http://beartsy.org/es/donacion/

¡Gracias! 🙂

This post is also available in: Inglés Catalán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *